Abrazos

 

Abrazo de madre, abrazo de padre,
calor, electricidad, protección y sueños.

 

Abrazo de amistad, 

embajador de complicidades, historias y anhelos.

 

Abrazo de amor intenso, que se viste eterno,
portador de tantas palabras, 
fusión de mentes, corazones y cuerpos.

 

Abrazos de despedida,
que intentan parar el presente,
y guardarlo como un pequeño tesoro,
al que dar abrigo y recuperarlo siempre.

 

Abrazo del reencuentro, máquina del tiempo, 
reductor de la ausencia a un instante, 
en el que las risas y las sonrisas,
reinan para quedarse.

 

Vivir, sentir todos esos abrazos,
pedacitos de vida y de la vida,
sin ellos...el vacío,
con ellos... en el caminar del viaje, a su lado siempre.

Javier Estival, aprendiendo cada día...