Maldito Poder

 

Escudados en posiciones de poder,

falsas sonrisas de plasma,

ausencia de dignidad.

Envueltos en banderas de hipócrita democracia,

te escupen y humillan con frialdad.

 

Emborrachados en sus egos,

vanos de empatía y sinceridad.

Hacen que te toque la muerte,

por falta de sanidad;

amparan desahucios sin miramientos,

con total frialdad;

coartan libertades y derechos,

atan tus manos y tu mente,

con fina y estudiada naturalidad.

 

No cuestionar nada, no pensar,

su fin, su objetivo, su estado ideal.

Diseñada estrategia, no simple fatalidad.

 

Lucha, corre y grita,

no vale mirar para otro lado,

mostrar indiferencia,

sentarte a ver la vida pasar.

Mañana puedes ser tú el de la “mala suerte”,

y para ellos tan solo serás,

un cínico lamento,

un número más.

 

Javier Estival, aprendiendo cada día...