Ojalá estuvieras aquí,


Ojalá estuvieras aquí,
y me regalaras todas aquellas sonrisas sin precio,
todos esos momentos que se guardan,
y el paso del tiempo,
no los daña.

Sonrisas que se vestían de estrellas,
para atraparlas con tan solo una mirada,
de sueños alcanzables,
que al creer en ellos tan fuerte,
no había viento ni lluvia,
que los evaporara.
Paseos en bicicleta,
meriendas de bizcochos con chocolate, 
mancharnos la camiseta, 
y pintar de risas, nuestras caras.
Miradas cómplices, consejos,
secretos escondidos bajo un guiño...
Enseñarme a afrontar la vida,
como un tren de retos e ilusiones,
y a apartar o suavizar las piedras del camino.
A lanzar aviones de papel,
que si caen,
vuelan, si lo intentas de nuevo.

Tus abrazos en aquellas noches,
en las que las pesadillas,
en mis sueños entraban.
Veranos jugando a piratas que escapaban de las olas,
inviernos en los que buscaba refugio y calor 
en tus manos, 
embajadoras de sanadora energía,
y de tanto amor cargadas.

Ojalá estuvieras aquí,
para volver a sentir tantas cosas,
escuchar de nuevo tu voz,
devolverte tanto amor,
regalarte esa parte de mi corazón,
que lleva escrita,
tu nombre y tu recuerdo.
Ojalá estuvieras aquí,
para abrazarte, y decirte, Gracias.

A tod@s aquell@s que nos enseñaron tanto, nos dieron todo de corazón y recordaremos siempre.

Javier Estival, aprendiendo cada día...