Otro mundo es posible

 

Seres que tomaron caminos de codicia,
 
de cinismo, de falsos sentimientos.
 
Arropados en sus egos,
 
golpean corazones y sueños,
 
arrastran a pensar que el ser humano,
 
dejó de serlo hace tiempo.
 
Hacen que el valor de las cosas,
 
solo lo mida el dinero.
 
Priman los números sobre las personas,
 
intentan reducir derechos justos,
 
a utopías, a imposibles anhelos.
 


Solo cabe levantarse,
 
hacer camino juntos,
 
luchar por lo que es justo,
 
conseguir que las desigualdades se reduzcan a cenizas,
 
que broten sonrisas naturales en la gente,
 
y que gane la batalla,
 
todo aquello que no se puede comprar con dinero.
 
 
Con la dignidad de cada uno,
 
como derecho irrenunciable,
 
enseñarles , que todos juntos,
 
podemos cambiar el mundo,
 
que todos juntos,
 
vamos a hacerlo.

 

Javier Estival, aprendiendo cada día...